Empezamos separando los productos por secciones. Estas secciones tendrán todos aquellos productos que sean de la misma familia o similares y que necesiten las mismas características ambientales para que se puedan conservar adecuadamente. Además, que pondremos a más a mano desde aquellos productos que solemos utilizar con más frecuencia para cocinar nuestros platos y a los que utilizamos con menos frecuencia y que por ende pueden permanecer más tiempo en nuestra despensa sin que se malgasten.

Teniendo la despensa organizada de la siguiente manera podrás saber en todo momento que tienes en la cocina, y se esta manera hacer “el inventario” correctamente para que cuando cojas tu lista de la compra para ir al supermercado, puedas tachar rápidamente los productos que ya tienes, y que por tanto no necesitas volver a comprar.

Sección 1:Sección 2:Sección 3:
Galletas
Cereales
Frutos Secos
Pica-Pica
Repostería y azucares
Legumbres
Pastas
Enlatados
Especias  
Aceites
Salsas  

Una vez tengas tus productos separados por estas tres secciones, empezamos.

La sección 1 ira en la parte superior de tu estantería (accesible pero no demasiado, ya que son aquellos productos que usaras con una frecuencia intermedia y/o que van bien tener a mano para picar de ver en cuando pero que, para no abusar de ellos, mejor dejarlos un poco lejos.

La sección 2 ira en la parte intermedia de tu estantería (o la más accesible posible en tu cocina) ya que son los que utilizaras más a menudo para cocinar tus platos.

Y por último la sección 3 ira en la parte inferior, como verás son los productos que pesan más, y que en caso que por algún error se caigan o se derramen, al estar en la parte inferior no ensuciaran el resto de la estantería.

Ahora empezamos a evaluar el entorno para proteger nuestra comida, evitar que se dañe, que se malgaste o que se pudra.

  1. El ambiente de la cocina debe estar en seco y que no le dé la luz del sol directamente)
  2. Los productos deben ir al fondo lo más nuevo y adelante lo más viejo (para consumir antes de que llegue la fecha de caducidad).
  3. A ser posible, almacenar todos aquellos productos que sean posible, como la pasta, las legumbres, las galletas, frutos secos y cereales en botes de cristal. ¿Por qué? Para mentarlos en un buen ambiente y evitar que los micro-plásticos se mezclen con nuestra comida. Por ello, recomendamos mucho realizar la compra a granel, así evitas que tu comida este en contacto con el plástico y, por ende, no digerirás micro-plásticos.
  4. Etiqueta cada pote o envase.

Organizar tu despensa no te llevar mucho tiempo. Hacerlo te ayudara a tener una cocina organizada, con mayor harmonía y a ahorraras mucho tiempo cada vez que vayas a cocinar, ya que sabrás en todo momento donde está tu comida para cocinar de una manera más eficaz y menos estresante.

EL orden es el más hermoso ornamento de una casa -Pitágoras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *